Cuenta regresiva al T-MEC

Los tres países que integran  T-MEC, México, Estados Unidos y Canadá, el pasado 3 de junio liberaron las Reglamentaciones Uniformes que regirán la entrada del tratado.

Este 2020 ha sido, sin lugar a dudas, un año con eventos insospechados derivados de la contingencia sanitaria del COVID-10 y la consiguiente recesión económica global, pero también por la entrada del T-MEC. El documento, actualmente en inglés y que se está traduciendo al español y al francés, es un archivo de 200 páginas que no es sencillo de leer.

Dado la extensión del documento es importante resaltar los puntos básicos que deben considerarse antes de su lectura para identificar los desafíos y la oportunidades que abrirá. Se identifican los siguientes:

  1. Los bienes automotrices incluidos en el T-MEC: el documento detalla los diferentes salarios, definiciones de vehículos, autopartes y localidades productivas incluidas.
  2. Las normas específicas de contenido regional: el punto crítico, y que debe resolverse a la brevedad, es lo de contenido regional. De tener solo una regla de VCR (Valor de Contenido Regional) para vehículos ligeros y pesados y una sola para autopartes bajo el TLCAN. Ahora se tienen para Vehículos (ligeros y pesados) y de Autopartes ( en tres categorías.

Adicional a lo anterior es necesario considerar que este documento de Reglamentaciones Uniformes aún puede sufrir cambios. 

 

En otro tema, pero relacionado con el T-MEC, es lo referente a la Nueva Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (LIGIE) cuya iniciativa de actualización fue aprobada por la Cámara de Diputados. Este es un paso importante de la Secretaría de Economía para la modernización de esta Ley que es uno de los instrumentos fundamentales que rigen el Comercio Exterior de México. La LIGIE establece el impuesto que debe utilizarse para calcular el monto a pagar por las importaciones y exportaciones; el procedimiento utiliza un lenguaje universal por ser aceptado por todos los países miembros del Sistema Armonizado de la Organización Mundial de Aduanas.

El dictamen considera:

  • Facultar a la Secretaría de Economía para que publique los números estadísticos de las fracciones arancelarias para permitir una identificación más precisa de las mercancías.
  • Modernizar la elaboración de la Sexta Enmienda del Sistema Armonizado de la Organización Mundial de Aduanas.
  • Expedir una nueva ley y abrogar la de los Impuestos Generales de Importación y Exportación.
  • Observar las mejores prácticas internacionales en la diferenciación estadística de la información.
  • Suspender al agente aduanal o importador para operar el sistema electrónico aduanero en caso de omisiones o inexactitudes en los pedimentos.

 

Se espera que esta nueva LIGIE brindará un jurídico nacional en el que la Secretaría de Economía pueda responder a las necesidades de la industria nacional.

Leave a Reply