Mary Ng, ministra de promoción de exportaciones y comercio internacional de Canadá, señala que el entorno cambiante para los negocios y la inversión tiene intranquilos a los socios de México.

Un año después de la entrada en vigor del TMEC, Canadá está satisfecho con el impulso que el nuevo tratado ha dado al comercio en Norteamérica, tan necesario para la recuperación económica tras la pandemia de COVID-19. Sin embargo, hay algo que tiene intranquilos a los socios de México: el entorno cambiante para los negocios y la inversión.

Mary Ng, ministra de pequeños negocios, promoción de exportaciones y comercio internacional de Canadá, destaca que el acuerdo que sustituyó al TLCAN establece reglas muy claras. Por ello, a los empresarios e inversionistas de su país les preocupan los cambios recientes que se han dado en México, especialmente en los sectores energético y minero, en los que las empresas canadienses tienen fuerte presencia.

“Esperamos que las reglas bajo el TMEC sean respetadas”, señala en entrevista. “Las compañías canadienses y los inversionistas que han hecho apuestas en este país las hicieron bajo una serie de reglas y condiciones, y tenemos un acuerdo comercial que requiere que cumplamos con esas obligaciones”.

Sin mencionar ningún caso específico, Ng resalta que las empresas e inversionistas canadienses han externado su preocupación sobre recientes decisiones de las autoridades mexicanas que han generado nerviosismo. “Espero que todos nos tomemos nuestras obligaciones (bajo el TMEC) en serio”, agrega.

De acuerdo con una estimación de la ministra canadiense, tan solo en el sector energético mexicano las empresas de su país han invertido alrededor de 13,000 millones de dólares para diversos proyectos.

En meses recientes, el gobierno mexicano ha amagado con retirar concesiones mineras y limitar el acceso de los privados en actividades del sector energético, incluyendo el mercado eléctrico y la exploración petrolera, que se abrieron con las reformas del sexenio anterior.

En su paso por México, Mary Ng se reunió con la secretaria de Energía, Rocío Nahle, quien le explicó las reformas y cambios que se han dado bajo la actual administración federal del presidente Andrés Manuel López Obrador. Ng, por su parte, le compartió las inquietudes de los empresarios de su país y añadió que buena parte de las inversiones en el sector energético mexicano procede de recursos provenientes de los fondos de pensiones canadienses.

“La razón por la que ese dinero está en México es por nuestra profunda relación. Tenemos este buen acuerdo entre nuestros países, y se trata de trabajar juntos”, señala.

Pese a todo, Ng es optimista, especialmente cuando habla de su relación con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier. Afirma que ella ha sido clave para avanzar en muchos temas relevantes para la relación comercial bilateral, que en 2020 ascendió a 19,493 millones de dólares.

Uno de ellos, de hecho, ocurrió precisamente la semana pasada: la reapertura de la mina San Rafael en Cosalá, Sinaloa, operada por la empresa canadiense Americas Gold and Silver. “Estoy muy satisfecha de que la secretaria Clouthier pudiera facilitar y asegurar una resolución en ese conflicto”, dice. “Es un ejemplo de lo que podemos lograr juntas”.

Hacia adelante, la ministra destaca que se tienen planeados nuevos encuentros con la funcionaria mexicana, además de otros proyectos, como una cumbre de comercio México-Canadá, con presencia de empresarios e inversionistas de ambos países, y el establecimiento de una misión comercial para mujeres emprendedoras, que ambas liderarán.

“Tenemos que asegurarnos de que esta relación sea inclusiva”, asegura. “Una relación comercial sólida, especialmente saliendo de la pandemia, tiene demasiada importancia”.

Fuente: CNN Expansión.

Publicado por: CLAA

https://www.claa.org.mx/noticias-de-comercio-exterior/1863-13-de-julio-de-2021.html