El secretario de Agricultura dijo que México podría ser autosuficiente en producción de maíz amarillo para el fin de este sexenio.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) hizo un llamado a los productores del país para bajar a cero las importaciones de maíz.

El titular de la Sader, Víctor Villalobos, declaró este viernes que, si la producción de maíz amarillo aumenta en por lo menos 8 millones de toneladas, México podrá declararse autosuficiente y dejar de importar para cierre del sexenio.

“Tenemos la firme convicción de que podemos producir entre 8 y 10 millones de toneladas adicionales [de maíz amarillo] para los diferentes usos y mitigar así, de manera significativa, y yo diría definitiva, las importaciones a fin de esta administración”, dijo durante el Foro Nacional del Maíz 2022.

México es el segundo mayor importador de maíz en el mundo. Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), el país compró 16.49 millones de toneladas en 2021, con importaciones de 17.30 millones proyectadas para este año.

El país es autosuficiente en maíz blanco, utilizado para el consumo humano especialmente. Sin embargo, compra millones de toneladas de maíz amarillo de EU para uso industrial y para alimentar al ganado.

La guerra entre Rusia y Ucrania disparó los de por sí altos precios internacionales del maíz. Es decir, comprar de EU o de otros países saldrá todavía más caro.

Analistas ven con escepticismo la meta de Agricultura. El Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) calificó la meta de autosuficiencia como “una buena intención que ojalá se lograra” pero que enfrenta dificultades.

“Con los programas actuales no vislumbra que suceda mientras no existan programas que incentiven la producción que sea más productiva, y para ello se requiere de más presupuesto que ha perdido la Secretaría”, comentó Juan Carlos Anaya, director general del GCMA.

Sader hizo un llamado a productores y comercializadores para “cerrar filas” y mantener a raya posibles problemas de desabasto debido a las presiones extraordinarias en el mercado por la guerra y los altos costos de insumos.

Fuente: El financiero 18/03/22