La súbita caída de WhatsApp, que duró más de siete horas, hizo que los comerciantes empezaran a mirar canales de comunicación alternos a esta aplicación

El fallo que experimentaron los servidores de Facebook Inc. en todo el mundo el pasado 4 de octubre afectó de forma general a todos los servicios que ofrece esta empresa de internet y tecnología en el mundo, incluyendo a sus aplicaciones más importantes como WhatsApp e Instagram.

De acuerdo con la compañía liderada por Mark Zuckerberg, el ‘caos’ cibernético que se vivió derivó de un error en un comando de mantenimiento de Facebook que ocasionó el apagón en toda su red de servidores, generando una desconexión total entre los centros de datos de la empresa y la red de internet en todo el mundo.

“Durante uno de estos trabajos de mantenimiento de rutina, se emitió un comando con la intención de evaluar la disponibilidad de la capacidad de la red troncal global, que accidentalmente cortó todas las conexiones en nuestra red troncal, desconectando efectivamente los centros de datos de Facebook a nivel mundial. Nuestros sistemas están diseñados para auditar comandos como estos para evitar errores como este, pero un error en esa herramienta de auditoría no detuvo correctamente el comando”, explicó Santosh Janardhan, vicepresidente de Infraestructura de Facebook.

Ahora bien, esta caída no solo afectó de forma considerable a las redes sociales de Facebook y a sus usuarios particulares, sino que cientos de microempresarios que tienen a WhatsApp Business (aplicación de negocios de WhatsApp) como su principal forma de comunicación con sus clientes también se vieron seriamente afectados por la desconexión de la plataforma.

Guillen Olarte, consultor Ebusiness y CEO de Conectar Colombia, indicó en conversación con Infobae que “con la caída de esta app las empresas formales e informales se vieron afectadas, pues había incertidumbre en el comercio electrónico y en el comercio convencional”.

“WhatsApp ya venía molestando y salía del aire por minutos, esta vez fueron horas y es mucha la información de datos que poseen y lo sensible que es la red a cambios repentinos que afectan a muchos”, añadió Olarte.

Asimismo, explicó que durante las horas en las que duró la crisis de WhatsApp fue necesario recurrir a otras formas y medios de comunicación con los clientes, buscando no perder las ventas del día.

“Manejamos campañas en diferentes plataformas electrónicas, unas enlazadas específicamente a WhatsApp por lo que vimos un nivel muy bajo en ventas. El día lunes es un buen día en el comercio, es comienzo de semana y varias cosas se planifican o comienzan a andar, y no se vio un buen retorno a las inversiones que hicimos como otros lunes (…) Tuvimos que decirles a los clientes (en las páginas web alternas), “nosotros te llamamos, déjanos tu numero en el formulario”, además de usar Telegram”, agregó el experto.

Teniendo en cuenta esto, para Guillen es importante replantear el comercio electrónico y fortalecer los canales de comunicación de esta industria lejos de las redes sociales, por supuesto sin renunciar a esta valiosa herramienta.

¿Qué opción existe para realizar e-commerce lejos de WhatsApp?

Cabe recordar que aunque WhatsApp es una app sencilla y funcional para este tipo de comercio, no está exenta a situaciones de crisis como la que se vivió ayer. Por esto es importante optar por el uso de herramientas como las páginas web propias.

Actualmente existen muchas opciones para poder realizar un sitio web, ya sea con dominio propio o alquilado, con las que se puede ofertar y vender de forma sencilla un producto sin necesidad de depender al 100 % de las redes sociales. De hecho, herramientas como WordPress, Wix o Go Daddy permiten crear páginas empresariales con un área de Contacto que dirige las inquietudes de los usuarios directamente al correo electrónico de la compañía. Así se puede atender a cualquier cliente solamente con el uso de un servicio de e-mail y un sitio web nativo.

Igualmente existen proyectos desarrollados por los gobiernos de cada país en los que estos se comprometen a la creación de sitios propios para micros y pequeñas empresas, además de capacitaciones periódicas para poder configurarlas y actualizarlas.

Por ejemplo, en Colombia a principios de 2021 se ejecutó una iniciativa llamada “Vender en línea”, con la que se benefició “gratuitamente a 3.500 empresarios, comerciantes o emprendedores a través de un esquema de acompañamiento virtual en línea”, según información de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE).

“‘Vender en línea’ permitirá tener unos resultados reales y una comprensión general de las características del ecosistema del comercio digital, haciendo énfasis en el eslabón correspondiente a los pagos digitales, el conocimiento y la apropiación de herramientas de marketing digital efectivas que logren visibilizar los productos, atraer nuevos clientes y fidelizarlos”, añade la CCCE.

Con esta información no se quiere desincentivar a los micros, pequeños y medianos empresarios en el uso de WhatsApp como medio de comunicación de ventas; lo que se pretende es visibilizar herramientas que puedan servir como un plan B en caso de que las redes sociales fallen. De esta forma ni la economía privada ni la del país sufrirá un impacto tan grande como el que se observó el 4 de octubre con el colapso de los servidores de Facebook.

Fuente: INFOBAE 06/09/21

https://www.infobae.com/america/tecno/2021/10/06/como-hacer-que-el-comercio-electronico-tambien-sea-posible-sin-redes-sociales/