Esta contracción se explica por un modesto avance en las actividades industriales, y una caída importante en el comercio y los servicios. Estos últimos, además, son el principal motor económico de México: aportan cerca del 65% al PIB total nacional

La actividad económica de México cerraría el 2021 con resultados negativos, perdiendo significativamente el ritmo de recuperación que inició con la reapertura pospandemia.

De acuerdo con las proyecciones oportunas del Inegi, en diciembre el Indicador Oportuno e la Actividad Económica (IOAE) caería 0.2% respecto del mes previo

Esta contracción al cierre del 2021 se explica por un modesto avance en las actividades secundarias, y una caída importante en las actividades terciarias. Estas últimas, además, son el principal motor económico de México: aportan cerca del 65% al PIB total nacional. 

La actividad económica en el sector de las industrias manufactureras, de construcción, minería, electricidad, agua y gas, cerraría diciembre del 2021 con un avance de apenas 0.4% respecto del mes previo. 

Por su parte, el sector del comercio y los servicios mostraría una caída de 1.3% en su nivel de actividad económica. 

Desde la segunda mitad del 2021 se comenzó a observar una tendencia de desaceleración en el nivel de actividad económica y se recortaron las proyecciones de crecimiento. La reactivación se vio presionada en México, y gran parte del mundo, por la persistencia de nuevas variantes de la Covid-19, inflación al alza y problemáticas en las cadenas globales de suministro.

Los organismos internacionales y las instituciones financieras han cerrado la proyección de crecimiento del PIB de México en 2021 entre el 5 y 5.8%, como parte del rebote después de la contracción registrada en 2020.

Fuente: El economista 18/01/22