Durante el 2022, han sido lentos los inicios de construcción, debido al entorno macroeconómico actual

El dinamismo en creación de nuevas construcciones de tipo industrial y la renta de inventario ya disponible dependerá más de factores como el encarecimiento del financiamiento, demanda del mercado de Estados Unidos y hasta del suministro y distribución eléctrica.

Así lo previó Sergio Mireles, director general de la consultora Datoz, en la presentación de resultados del mercado inmobiliario industrial, correspondiente al segundo trimestre del 2022.

Para el directivo, en el caso de Monterrey, un submercado que registró una reducción de 60% en su inventario en construcción respecto al año pasado, temas como el abastecimiento de agua no es tan relevante, ya que las empresas normalmente buscan los permisos necesarios para contar con su abastecimiento de agua.

“Muchos de estos proyectos dependen más que de la red interna de agua para poder proveer la gran cantidad de litros que requieren para sus procesos de pozos y de concesiones de agua, es caso por caso”, detalló el directivo de Datoz.

Explicó que, a diferencia de las zonas metropolitanas, los parques industriales cuentan con fuentes propias y reservas de agua.

“Mucho del problema, como lo entiendo, es la manera cómo se ha desarrollado la infraestructura de distribución de agua y no tanto por la escasez real en el agua subterránea, que se puede aprovechar con concesiones, como lo hacen cerveceras, Coca-Cola, que tienen agua de sobra porque no dependen de la mal distribución de agua y drenaje”, opinó el especialista.

En cambio, en el tema eléctrico, cuya generación y distribución está prácticamente en manos del gobierno.

“El servicio más importante para la industria de manufactura y transformación es la electricidad”, puntualizó Mireles.

“Si hay generación, pero no hay fondos o presupuesto por parte de la Federación para distribuir estas generaciones a los polos de desarrollo, si no se invierte en la transmisión de alta y media potencia para que llegue, eso es un gravísimo problema”.

Para el tema del agua, el directivo consideró que al momento no es un tema que incide en la toma de decisiones de nuevos proyectos por no ser un recurso fundamental para las operaciones; sin embargo, destacó que habrá que estar pendiente ya que la escasez, a futuro sí podría incidir al elegir una ubicación.

“Lo que sí puede suceder es que proyectos que necesiten agua para producción a lo mejor se desvíen y reconsideren su selección de sitio, si es que están considerando algún mercado con escasez de agua como es el caso de Monterrey”, acotó.

Un año atípico 

Al cierre del primer semestre de este año, algunos de los principales corredores industriales del país como Monterrey, Ciudad de México, Ciudad Juárez y Mexicali, reportaron caídas en sus cifras de absorción bruta (renta de espacio nuevo) o en sus inicios de construcción.

Además, en la Ciudad de México se presentó una caída de 4% a tasa anual al cierre de junio pasado, mientras que en Monterrey la disminución fue de 32% y en Ciudad Juárez, la reducción fue de 27%, según el reporte de Datoz.

En tanto, en inicios de construcción total, corredores como Matamoros, Puebla, Hermosillo y Mérida no registran obras nuevas respecto al año pasado.

Inicios de construcción por zona

En el primer semestre se registraron casi 1.7 millones de metros cuadrados en obras nuevas.

Sergio Mireles acotó que, bajo este escenario, las caídas en absorción deben entenderse como reducciones contenidas, por incrementos en otras regiones del país, lo que muestra un reequilibrio del mercado.

Además, consideró que, ante las cifras récord que se alcanzaron en el 2021, es incluso ahora difícil determinar cuál será el rumbo de cierre de este año.

“Lo que sucedió en el 2021 es que venían muchos proyectos que ya tenían avanzado mucha de su tarea de análisis financiero y con presupuestos autorizados, y en el 2022 no se están decidiendo con la misma velocidad las empresas”, dijo Mireles.

Señaló que, además, temas relacionados con la inflación en los materiales para la construcción, alza en tasas de interés y la reducción de la demanda estadounidense, tienen fuerte impacto en el dinamismo del mercado.

Fuente: El economista 14/07/22