El Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce) se pronunció este martes a favor de alcanzar un Tratado de Libre Comercio entre México y Corea del Sur

Comce se pronuncia a favor del TLC entre México y Corea del Sur

El Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce) se pronunció este martes a favor de alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México y Corea del Sur.

“Es un acuerdo que puede ser necesario, pero habrá que cuidar las sensibilidades”, comentó Fernando Ruiz Huarte, director general del Comce, en una conferencia de prensa.

Ruiz Huarte refirió que se espera que la primera ronda de negociaciones sobre este TLC bilateral ocurra entre junio y julio de 2022 y mencionó en específico cuatro sectores “sensibles”: textil, químico, de electrodomésticos y metalúrgico.

También dijo que, en menor medida, la liberalización podría afectar a algunas empresas de autopartes.

Por un lado, argumentó que, del total de importaciones mexicanas desde Corea del Sur, 85% no paga aranceles actualmente, ya sea por el arancel de Nación Más Favorecida (NMF), que se otorga a todos los miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC), o a través de programas de exportación como los Prosec o el IMMEX.

En general, los Prosec otorgan ventajas arancelarias y abarcan, entre otros, los sectores metalúrgicos, química, textil, confección, calzado, maquinaria agrícola, eléctrica, electrónica, automotriz y de autopartes,

Las empresas acogidas al programa Immex pueden importar temporalmente una serie de insumos, (como materias primas, partes y componentes; combustibles, lubricantes y otros materiales; envases y empaques; etiquetas y folletos; maquinaria, equipo y herramientas; y contenedores) para los cuales se benefician de una exención arancelaria y de la posibilidad de obtener un crédito fiscal del IVA y/o del IEPS y, en sus caso, de los derechos antidumping o compensatorios, siempre que esos insumos se utilicen para elaborar, transformar o reparar mercancías para luego ser exportadas o para prestar servicios relacionados con la exportación.

Por otra parte, Ruiz Huarte arguyó que las exportaciones mexicanas de agroalimentos pagan altos aranceles a las aduanas surcoreanas, mientras que competidores de México en este sector, como Colombia, Chile y Perú, tienen ventajas arancelarias en el mercado de Corea del Sur por los sendos TLC que operan.

En México se han opuesto al TLC entre México y Corea del Sur las cámaras que representan al sector del hierro y el acero (Canacero) y a los textiles (Canaintex), entre otras.

Ruiz Huarte destacó los subsidios que otorga el gobierno surcoreano a la producción y comercialización de acero, lo que podría llevar a prácticas desleales de comercio.

Se espera que las exportaciones (alrededor del 40% del PIB), que han sido el principal motor del crecimiento de Corea del Sur, seguirán siendo un pilar clave de apoyo para la economía, especialmente porque los productos coreanos de alta tecnología siguen teniendo una gran demanda.

En 2020, Corea del Sur se ubicó como el noveno importador de productos del mundo y el séptimo exportador. En 2021, sus compras externas de mercancías sumaron 615,000 millones de dólares, en tanto que sus ventas foráneas fueron de 644,000 millones de dólares.

A su vez, la Industria Nacional de Autopartes (INA) ve pocos incentivos para este tratado comercial, porque gran parte de las 600 empresas de Nivel 1 (las que proveen directamente a las empresas armadoras) que operan en México son las mismas que están ubicadas en Corea del Sur.

En contrapunto, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) es el principal promotor de un TLC México-Corea del Sur, porque implicaría el desmantelamiento de altos aranceles en las aduanas surcoreanas, como por ejemplo de 40% para la carne de res y 30% para el aguacate.

Fuente: El economista 29/03/22