La relación entre Corea y México cumplen 60 años, por ello, y por el intenso comercio que sostienen, en marzo pasado hubo la declaración de intención de negociar un TLC.

Ciudad de México. La relación diplomática entre México y Corea se encuentra en su mejor momento desde su establecimiento el 26 de enero de 1962, escribió el secretario de Relaciones Exteriores de México Marcelo Ebrard en un libro conmemorativo de los 60 años de la relación, editado por las embajadas de los dos países.

En marzo pasado, ambos países declararon su intención de negociar y acordar un Tratado de Libre Comercio cuyo objetivo será catalizar las interacciones que, al día de hoy, ya son muy importantes, pero falta la cereza del pastel.

Los embajadores Suh Jeong-in y Bruno Figueroa puntualizan los rasgos semejantes entre Corea y México: “Son economías abiertas que detentan respectivamente los puestos 12 y 15, en términos del tamaño económico. Son miembros tanto de la OCDE, como del G20, y aprovechan ésta y otras similitudes para seguir incrementando la cooperación económica bilateral”.

En este sentido Humberto Esqueda, quien estuvo al frente de ProMéxico en Seúl durante cinco años, coincide con el embajador. “Pensamos que Corea es un país extraño o ajeno, sin embrago tenemos cosas en común”. Una de ellas: “La forma de ver los negocios”.

Las áreas de oportunidad tras la eventual firma del TLC, Esqueda señala al sector agropecuario. “México en comercio agropecuario está limitado en este momento, con un TLC se abriría una oportunidad.”

Desde el año 2006 ha habido diversos intentos de negociar el TLC. Así lo recuerda el exdirector de ProMéxico en Seúl. “Siempre ha habido interés mutuo. Pero no han coincidido. Cuando Corea quiso, México no, y cuando México quiso, Corea no”, señala en entrevista con El Economista.

La intensidad del comercio es intensa: para México, Corea ocupa el tercer puesto en la lista de los principales socios comerciales. Misma posición que México ocupa en la lista de los principales socios de Corea.

Uno de los intentos por negociar y firmar un TLC ocurrió en abril de 2016. La presidenta de Corea Park Geunhye visitó México. Un año antes, el turismo de coreanos en México ascendió a más de 90,000, el doble que en 2012.

El acuerdo no llegó a buen puerto por problemas internos que tuvo la presidenta Park Geunhye. Sin embargo, este 2022 regresó el optimismo luego del anuncio de intención que manifestó el gobierno del presidente López Obrador.

El embajador de Corea en México Suh Jeong-in recuerda que “han empezado a ser visibles los esfuerzos tendientes a reorganizar la cadena de suministros de Estados Unidos, como resultado de la intensificación del desacoplamiento económico entre Estados Unidos y China; debido a su ubicación geográfica, esta situación puede significar muchas oportunidades para México” (60° Aniversario de las relaciones Corea-México).

Una de las empresas coreanas con más proyección internacional en el sector del acero es Posco. A los coreanos les interesa participar en el sector automotriz, mismo sector que es muy competitivo México. Sin embargo, la presencia de KIA en Nuevo León es ejemplo de las sinergias potenciales que se obtendrían tras un TLC.   

Humberto Esqueda recuerda que “hay empresas coreanas que son competencia directa de empresas mexicanas, sería sensible”, sin embrago, parte de la negociación se enfocaría en encontrar puntos en común (ganar-ganar).

Por lo pronto, el embajador coreano manifestó en una entrevista reciente con El Economista que el gobierno de su país se encuentra listo para iniciar la primera ronda de negociación.

Fuente: El economista 14/06/22