Los problemas en la cadena de suministro se vieron agravados por la escasez de contenedores marítimos, falta de transportistas y escasez de materias primas en ciertas zonas.

Los problemas en la cadena de suministro y la inflación continúan amenazando a los retailers y consumidores de todo el mundo y el aumento de precios en los productos no es la solución porque se podría perder marca y participación de mercado, consideraron expertos durante el “Principal Latam Submit 2022: Risk, resilience, recovery, markets in transition”.

“Pueden elegir decir: vamos a esperar para subir los precios y vamos a utilizar esto para ampliar la población de valor. El problema de la cadena de suministro es lo que está causando gran parte de esta inflación. Hay un par de comentarios que haría desde la perspectiva de un término de acciones: un inversor de acciones.

“Uno es mantener los lazos, una forma de ventaja competitiva y poder de precio. Además, el tamaño es importante y los minoristas están luchando con esto, con solo mantener cosas en stock. Si eres un gran minorista nacional piensas en los vendedores ya que hay más demanda que oferta y no pueden satisfacer a todos. ¿A quiénes vas a querer decepcionar? No vas a decepcionar a estos pagadores que hacen mucho volumen”, explicó Tood Kellenberger, Client Portfolio Manager, Principal Real Estate Investor.

Los problemas en la cadena de suministro se vieron agravados por diversos factores como la pandemia por Covid-19, la escasez de contenedores marítimos, la falta de transportistas, la escasez de materias primas en ciertas zonas, la crisis de semiconductores, la Guerra Comercial entre China y Estados Unidos, entre otros.

Durante dicho foro, los expertos recomendaron realizar importantes inversiones para mejorar las capacidades propias de distribución, con más camiones, conductores y entregas para estar presente con mayor frecuencia para los clientes, como es el caso de gigantes como Amazon que ha sabido sortear estas dificultades.

Inversiones en tiempos inciertos

Por su parte, Mark Denkinger, Portafolio Manager de Principal Global Fixed Income, precisó que las tasas de interés más altas son un viento en contra de todas las clases de activos, sobre todo con los de mayor duración.

“Lo que hemos visto este año es que todo lo que parece muy caro, en relación con las ventas o las ganancias a corto plazo, un múltiplo por encima del promedio, todo se está vendiendo. Especialmente en el lado del crecimiento de los mercados de valores, hay bolsillos: en los inviernos marcados por la pandemia se consiguieron ofertas hasta ciertos puntos. De lo que menos se habla ahora es que la calidad también se vende porque tiende a añadir una valoración más premium a las ganancias o ventas. Uno de los EFTs más destacados que sigue el factor de calidad es QQQ, que representa el 93% hasta la fecha”, explicó.

En cuanto al conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, los expertos coincidieron en que el aumento en los precios de la energía ha sido una buena señal para la clase global de activos de alto rendimiento, pero también ha creado más inflación.

“Pensamos que la inflación disminuirá en la segunda mitad del año. Observen aquellos sectores y empresas que están expuestos a precios de productos principales más altos, en particular precios de energía. Es interesante ver que las líneas aéreas están hablando sobre su perspectiva y los costos de combustible serán una carga extra pero también hemos visto que volvieron a los niveles anteriores en cuanto a la ocupación y tarifas. En general, a pesar de los precios energéticos más altos, estamos observando sectores muy vinculados a los precios de la materia prima funcionando muy bien”, finalizó Denkinger.

Fuente: Forbes 15/03/22