El país registró un comercio total (exportaciones más importaciones) de 113 mil 200 millones de dólares durante el primer bimestre del año.

México logró recuperar la “corona” como principal socio comercial de Estados Unidos en febrero pasado, gracias al dinamismo que mostraron las exportaciones en ese mes. De esta forma, el país logró alcanzar el primer lugar, posición que no registraba desde abril del año pasado.

En el acumulado, México registró un comercio total (exportaciones más importaciones) de 113 mil 200 millones de dólares durante el primer bimestre del año.

Los envíos nacionales a Estados Unidos ascendieron a 65 mil 793 millones de dólares durante el primer bimestre, un monto récord, que representó un crecimiento anual de 16.5 por ciento, según datos de la oficina del Censo estadounidense.

Este fue el mayor crecimiento para las ventas mexicanas a territorio ‘gringo’ para un periodo similar desde 2011, ya que, en ese año, las exportaciones crecieron 18.7 por ciento a tasa anual.

“Durante los primeros dos meses de 2022, México se colocó como el socio comercial #1 de EE.UU. con un comercio total de 113,187 millones de dólares. Seguimos fortaleciendo nuestra integración productiva”, destacó en Twitter, Tatiana Clouthier, secretaria de Economía.

Por otra parte, entre enero y febrero, las importaciones mexicanas provenientes del territorio estadounidense ascendieron a 47 mil 393 millones de dólares, cifra que resultó ser superior en un 16.9 por ciento en comparación del mismo periodo del año anterior.

México representó el 14.5 por ciento del intercambio comercial total que realizó Estados Unidos con el mundo durante el primer bimestre del presente año, seguido de China (14.5 por ciento), Canadá (14.5), Japón (4.6), Alemania (3.9), Corea del Sur (3.5), India (2.6), Taiwán (2.6), Vietnam (2.5) y Reino Unido (2.4).

Con ello, el país retomó parte del terreno perdido en enero, cuando China se posicionó como principal socio. Desde mediados del año pasado, las exportaciones chinas se aceleraron a un paso que les permitió dominar nuevamente la relación comercial con EU.

Sin embargo, persisten las tensiones políticas, económicas y comerciales entre las dos economías más grandes del mundo, que podrían agravarse gracias a la invasión de Rusia a Ucrania.

Anticipan riesgos

A pesar de los resultados favorables para la balanza comercial mexicana, analistas advirtieron que en el corto plazo existen riesgos importantes que deben ser tomados en cuenta.

Gabriela SIller, directora de análisis de Banco Base, destacó que hay un rezago de las exportaciones automotrices respecto a los registros reportados antes de la pandemia, en febrero de 2020, y esta es una señal de que las presiones siguen en las cadenas de suministro para semiconductores.

“Desde febrero se comenzó a notar (el impacto en las exportaciones mexicanas), pero será más evidente en marzo y abril… Las exportaciones de vehículos y motores mostraron un rezago de 9.49 por ciento, indicando que el sector sigue afectado por los impactos en las cadenas de suministro y la escasez de chips semiconductores”, dijo.

Por su parte, James Salazar, subdirector de análisis económico de CIBanco, adelantó que en caso de que se prolonguen en China las medidas de confinamiento por el rebrote de la variante ómicron de Covid-19, se podría ver escasez de insumos en el corto plazo.

“Si este tema (de los confinamientos en China) se sigue alargando, que es probable […] puede ser que, junto con el tema de la guerra, podríamos ver escasez en algunos insumos, cuellos de botella y rompimiento de algunas cadenas de suministro. Esto pegaría a sectores como electrónicos y automotriz”, señaló.

Fuente: El financiero 06/04/22