Mumbai. India –el segundo mayor productor de trigo después de Rusia– prohibió este sábado la exportación del grano por riesgos para su seguridad alimentaria, ya que una ola de calor abrasador redujo la producción y los precios internos alcanzaron un máximo histórico.

India, golpeada a su vez por una ola de calor que mermó su producción de granos, suspendió sus exportaciones para garantizar su “seguridad alimentaria” y hacer frente a la disparada de los precios provocada por la guerra de Ucrania, dijeron altos funcionarios del gobierno en una conferencia de prensa.

Los contratos firmados antes de la promulgación del decreto podrán ejecutarse, pero los siguientes requerirán una aprobación especial del gobierno, que los examinará caso por caso, puntualizaron y agregaron que la medida para prohibir los envíos al extranjero no es a perpetuidad y podría revisarse.

Los precios del trigo en India han subido a máximos históricos, alcanzando en algunos mercados al contado 25 mil rupias (320 dólares) por tonelada, muy por encima del precio mínimo de subsidio del gobierno de 20 mil 150 rupias.

El aumento de los precios de los alimentos y la energía empujó la inflación anual de India a cerca de un máximo de ocho años en abril, fortaleciendo las expectativas de que el banco central aumente las tasas de interés de manera más agresiva.

“La prohibición es impactante”, dijo un distribuidor con sede en Mumbai de una operadora global. “Esperábamos restricciones en las exportaciones después de dos o tres meses, pero parece que las cifras de inflación cambiaron la opinión del gobierno”, sostuvo.

En febrero, el gobierno pronosticó una producción de 111.32 millones de toneladas de trigo, la sexta cosecha récord consecutiva, pero redujo el pronóstico a 105 millones de toneladas en mayo.

Un aumento en las temperaturas a mediados de marzo implicó que la cosecha pueda llegar a alrededor de 100 millones de toneladas o incluso menos, dijo un distribuidor con sede en Nueva Delhi de un operador global.

Prohibición refuerza los temores sobre una crisis alimentaria

Operadores mundiales apostaban por los suministros del segundo mayor productor de trigo del mundo, después de que las exportaciones de la región del Mar Negro se desplomaron, tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

Previo a la prohibición, India tenía como objetivo enviar un récord de 10 millones de toneladas este año.

Antes del conflicto, Ucrania era el cuarto exportador mundial de maíz y se estaba convirtiendo en el tercer abastecedor mundial de trigo.

Pero a causa de los bloqueos de sus puertos, unas 20 toneladas de cereales se almacenan en los silos de Ucrania y su cosecha de este año se ve amenazada por la guerra.

La invasión rusa de Ucrania agravará la fragilidad de los países dependientes de cereales y de fertilizantes rusos y ucranianos, particularmente en África, donde la seguridad alimentaria está constantemente comprometida por los conflictos, las crisis climáticas y las dificultades económicas.

Aunque no es uno de los principales exportadores de trigo del mundo, la prohibición de India podría impulsar los precios mundiales a nuevos picos, dado que la oferta ya es escasa, lo que afecta especialmente a los consumidores pobres de Asia y África.

Esta semana, India develó un objetivo de exportación récord para el año fiscal que comenzó el 1° de abril y dijo que enviaría delegaciones comerciales a países como Marruecos, Túnez, Indonesia y Filipinas para explorar formas de impulsar los envíos.

G7 critica la decisión de India de suspender sus exportaciones de trigo

Los ministros de Agricultura del grupo de las mayores siete economías mundiales (G7) afirmaron que la suspensión de las exportaciones de India “agravará la crisis” de aprovisionamiento mundial de cereales provocada por la guerra de Ucrania.

“Si todos empiezan a restringir sus exportaciones o a cerrar sus mercados, la crisis se agravará y eso perjudica también a India y sus agricultores”, dijo el ministro alemán, Cem Özdemir, tras reunirse en Stuttgart con sus homólogos del G7.

“Instamos a India a asumir sus responsabilidades como miembro del G20”, que reúne a las principales economías avanzadas y emergentes, agregó.

Fuente: La Jornada 14/05/22