Sin embargo, en la industria marítima existe una sensación de que el cambio está en el aire

Las tarifas de contrato a largo plazo están comenzando a caer en las rutas marítimas claves, siguiendo los pasos de la caída de las tarifas spot. Sin embargo, debido al hecho de que éstas están reemplazando los acuerdos que vencen con tarifas considerablemente más bajas, el promedio pagado por todos los beneficiarios de la carga sigue arriba. La pregunta es, ¿Por cuánto tiempo? interroga un reporte de Xeneta.

Patrik Berglund, director general de Xeneta, indica que “no hay duda de que los principales operadores [de línea] se han salido con la suya en las negociaciones durante algún tiempo” y agrega que “los espectaculares resultados que observaron en 2021 sin duda se repetirán, e incluso mejorarán este año, como lo demuestran las enormes ganancias que definieron muchos informes financieros del segundo trimestre”. Sin embargo, se apura en acotar de que “hay una sensación de que el cambio está en el aire”.

Según el analista, “los volúmenes están cayendo y, como se esperaba, las tarifas a largo plazo están comenzando a seguir la tendencia marcada por el mercado spot. Cuando se agrega una perspectiva macroeconómica incierta, los problemas continuos de la cadena de suministro, tales como las amenazas en los principales puertos de Alemania, el Reino Unido y EE.UU., y la disrupción en China debido a la política Cero Covid, tenemos un cóctel desagradable de tragar para la industria”.

“Además, el sector tiene problemas aparentemente exacerbados por el cambio climático, con niveles bajos de agua que afectan tanto la producción de energía como de fabricación, así como las cadenas logísticas inland. ¿Cómo desafiará esto las perspectivas a largo plazo para las líneas navieras que han comenzado a parecer «a prueba de balas»?”, cuestiona Berglund, quien responde inmediatamente que “los datos lo revelarán todo” y que, para obtener el mejor valor en las negociaciones, los beneficiarios de la carga deberán “permanecer atentos”.

Tendencias

Por el momento, la información más reciente sobre tarifas de transporte marítimo de contenedores sigue un camino de desarrollo bien transitado en los últimos dos años. Según el XSI, indicador de tarifas de largo plazo de Xeneta, los registros en todas las rutas clave todavía apuntan decididamente hacia arriba.

En Europa, el índice de referencia de las importaciones creció un 2% intermensual, aumento del 82,6% frente a agosto de 2021. Las exportaciones fueron aún más fuertes, subiendo un 7,3% desde julio. Las exportaciones del Lejano Oriente mostraron un aumento del 2,7% en agosto y ahora se han disparado un 90% solo este año. La curva de las importaciones no ha sido tan abrupta en 2022 (subiendo un 40,4% este año), pero el último mes se ha producido una fuerte subida de tarifas del 4,3%.

EE.UU. es un mercado interesante, afirma Berglund, ya que el cambio en los volúmenes de la Costa Oeste (USWC) al este (USEC) en vez de resolver el problema los transfirió de lugar. Berglund destaca que “las líneas navieras y los beneficiarios de la carga que buscaban evitar la congestión de los puertos de la USWC se trasladaron a la USEC y, he aquí, los problemas de congestión también cambiaron de costa. Ahora tenemos una situación en la que la confiabilidad de los horarios está mejorando en el USWC, mientras que las tarifas de los contenedores caen, en la USEC ocurre lo contrario. Sin embargo, ¿las partes interesadas querrán arriesgarse a regresar a la USWC, especialmente cuando las conversaciones sindicales no resueltas pueden amenazar cualquier beneficio percibido? Esto será otro punto por vigilar”.

En lo que respecta a agosto, los indicadores de importación y exportación en EE.UU. se incrementaron gracias a un aumento de las importaciones del 6% (con una enorme alza interanual del 183,2 %) y una subida de las exportaciones del 7,1 % (un 42,5 % más que en agosto de 2021).

En tanto, el XSI para las exportaciones del Lejano Oriente aumentó un 2,7% más que el mes pasado y un 90% más que a fines de 2021. La tarifa promedio pagada por los beneficiarios de la carga que importan al Lejano Oriente en contratos a largo plazo aumentó mucho más lentamente que la de quienes exportan desde el Lejano Oriente, al subir un 40,4% desde fines de 2021 en agosto, un 4,3% más que en julio de 2022.

Cabe señalar que, junto con el debilitamiento de la demanda global, las condiciones climáticas afectan el comercio dentro y fuera de Asia, similar al escenario que se vive en Europa.

Por otra parte, los bajos niveles de agua en las fuentes fluviales de China están afectando la producción de electricidad, con muchas fábricas experimentando una productividad reducida y algunas teniendo que cerrar debido al suministro limitado. Esto se suma al daño económico causado por China que continúa con su draconiana política de Cero Covid.

¿Qué hay de las tarifas a corto plazo (spot)?

De acuerdo con datos de Xeneta, durante la semana pasada las tarifas de corto plazo en la ruta Asia -Norte de Europa se ubicaron en US$8.708, marcando una baja semanal del 2,19% y disminuyendo 13,88% mes a mes.

En tanto, en la ruta Lejano Oriente – USWC se situaron en US$5.457, marcando una caída semanal del 6,19% y una disminución mensual de 18,22%.

Para la ruta Lejano Oriente- ECSA las tarifas se situaron en US$9.944, con una caída semanal de 0,62% y una baja mensual de US$9,72%

Finalmente, en la ruta Norte de Europa – ECSA las tarifas alcanzaron un promedio de US$3.994 y marcaron un aumento semanal del 0,66% y una baja mensual de 3,03%.    

Fuente: Mundo Marítimo 05/09/22