Existen aranceles entre México y Estados Unidos que pueden eliminarse o regularse para aminorar precios de alimentos y otros bienes entre países, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador frente a su homólogo Joe Biden en la Casa Blanca

También propuso un plan de inversión privada y pública para producir bienes que fortalezcan ambos mercados y “eviten importaciones de otras regiones o continentes”.

“Hay aranceles que pueden eliminarse, así como regulaciones y procedimientos engorrosos, en el comercio de alimentos y otros bienes que aminoren los precios en nuestros países”, dijo.

El presidente López Obrador recordó que en las últimas tres décadas se aceptó que China fuera la principal fábrica del mundo con una “falsa idea de que en la globalidad no era necesaria la autosuficiencia alimentaria”

“La realidad nos hace evidente que debemos producir lo que necesitamos en nuestros países y regiones, sin cerrar las fronteras”, dijo. 

El mandatario mexicano se comprometió a seguir produciendo petróleo, en tanto se consuma la transición energética, mientras establece, con apoyo de inversionistas estadounidenses, plantas de licuefacción de gas, fertilizantes y parques solares en los estados fronterizos.

También habló del tendido de líneas de transmisión para producir energía en el mercado interno y exportar a los estados fronterizos como TexasNuevo MéxicoArizona y Californa.

López Obrador ofreció duplicar los inventarios de gasolina en la frontera con esos estados para permitir que los estadounidenses carguen sus tanques en México, además de ofrecer el uso de más de mil kilómetros de gasoductos mexicanos para abastecer a cerca de 3 millones de personas que viven en esa región.

Afirmó que el litio, que fue nacionalizado hace dos meses, estará disponible para la modernización tecnológica de la industria automotriz entre ambos países.

El mandatario recordó la existencia del Tratado de Libre Comercio entre MéxicoEstados Unidos y Canadá, sin embargo, aseguró que existen márgenes para intensificar la relación bilateral. 

“Por ejemplo, las altas tasas de inflación tienen que ver con los desajustes de la economía internacional, por la pandemia y la guerra en Ucrania, pero también debemos reconocer que desde hace tiempo no estamos produciendo lo suficiente”, lamentó López Obrador.

La inflación y los gastos personales se encuentran en primer lugar de los asuntos que preocupan a los estadounidenses, según una encuesta, publicada el 8 de julio, que revela un cambio drástico en las prioridades meses antes de las elecciones cruciales de medio mandato presidencial.

El 40% de los estadounidenses dicen que la inflación es la primera de las cinco prioridades que debe encarar el gobierno el año próximo, de acuerdo con una encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research realizada en junio, comparado con el 14% en diciembre y menos del 1% el año pasado.

En total, el 77% menciona algún aspecto de la economía, comparado con el 68% en diciembre, pero apenas el 10% menciona el trabajo o falta de este, ya que los empleadores siguen contratando a pesar de la alta inflación y el bajo crecimiento de la economía.

Otro de los rubros es lo que los estadounidenses llaman sus finanzas personales: lo menciona el 44%, comparado con el 24% en diciembre y el 12% el año anterior. Los precios de la gasolina y la energía también subieron en importancia (33% ahora contra 10% en diciembre), como los de los alimentos (9% comparado con menos de 1%).

Fuente: latinus 12/07/22