Monterrey y la Ciudad de México se colocan como líderes en la demanda de espacios industriales

La llegada del coronavirus (covid-19) tuvo afectaciones muy importantes para el segmento inmobiliario en todas sus ramas; sin embargo, el mercado industrial ha sido de los que han mostrado una recuperación inmediata, un buen dinamismo en los últimos meses y, además, tiene buenas perspectivas durante el 2022.

Para este año, factores como el desarrollo del Tratado entre Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC), así como el interés del mercado europeo y asiático para traer inversiones al país, dan buenas perspectivas para este segmento; sin embargo, hay retos para esta industria, tales como la disponibilidad de electricidad, seguridad e inflación que podrían mermar el dinamismo que ésta ha tenido en los últimos meses.

Según datos de la firma de información inmobiliaria Solili, durante el 2021, el segmento inmobiliario industrial reportó una demanda cercana a los 6.6 millones de metros cuadrados, de espacios tanto clase A, como B y C, es decir, un 70% más a lo demandado en el 2020.

De acuerdo con Pablo López Gallardo, director de Investigación de Mercados de la firma de información inmobiliaria Solili, una de las principales características del sector industrial, y que ha ayudado en la total recuperación del mismo, es la resiliencia e institucionalidad que tiene, los cuales se han mezclado con los altos niveles de demanda que se presentan en algunas zonas del país.

“Estamos viendo que básicamente la reactivación manufacturera y todos los factores positivos que han impactado específicamente en este segmento, han hecho de este mercado el mayor demandante a nivel nacional… Básicamente estamos presenciando un comportamiento muy bueno con tasas de disponibilidad muy buenas en la mayoría de los mercados”, destacó López Gallardo.

Para el directivo de Solili, si bien a nivel nacional el comportamiento del segmento industrial ha sido bueno, hay una disparidad respecto a entidades y regiones, pues tanto el norte del país como el centro arrojan números positivos, el Bajío se ha quedado estancado y le ha costado trabajo recuperar el dinamismo que tenía hace algunos años con la llegada de inversiones de la industria automotriz en esta parte del país.

“El crecimiento no se ha dado de manera homogénea en el país, algunas regiones han crecido más que otras: tenemos la franja fronteriza, que ha sido hoy por hoy el demandante principal, o el norte del país; la Ciudad de México que sigue creciente y tenemos un Bajío que prácticamente sigue estancado y no ha podido recuperar los niveles que tenían en pre pandemia”, apuntó el analista de Solili.

Factores

López Gallardo acotó que hay factores que ponen a una región con mejor perspectiva que otra, por ejemplo, las ciudades fronterizas han captado la atención de empresas asiáticas y europeas para instalar sus espacios de trabajo, esto debido a su cercanía con Estados Unidos. Además, el T-MEC ha generado incentivos fiscales en materia de exportaciones hacia el vecino país del norte o Canadá.

En contraparte, según López Gallardo, se encuentra la región del Bajío, donde si bien la industria logística ha incrementado su presencia, la manufacturera ha estado más retraída debido a que no ha habido una reactivación total del sector automotriz.

El especialista atribuyó el tema del dinamismo del comercio electrónico al crecimiento del mercado inmobiliario industrial que se ha tenido en la Ciudad de México. “En el centro del país estamos teniendo importantes demandas de la industria logística, más bien del comercio electrónico”.

Pese a este escenario favorable, López Gallardo indicó que hay que tomar en cuenta ciertos retos que tiene el segmento industrial como, por ejemplo, satisfacer la demanda de electricidad, la inflación en los insumos para la construcción, la inseguridad e incluso, la poca disponibilidad de espacios que ya se empieza a notar en entidades como Tijuana.

“Tenemos retos como el de la electricidad, el de la seguridad en algunos casos, pero de ahí en fuera vemos un mercado bastante sólido, con tasas de crecimiento durante el 2022”, acotó el especialista.

  • 6.6 millones de metros cuadrados, fue la demanda del 2022, la cual fue mayor en 70% a la del 2020.
  • 1.4 millones de metros cuadrados en espacios industriales se arrendaron en Monterrey durante el 2021.
  • 1.3 millones de metros cuadrados se arrendaron en la CDMX durante el año anterior.
  • 1 por ciento del inventario en Tijuana está disponible al igual que en Ciudad Juárez y Mexicali.

Fuente: El Economista 03/02/22