El valor de las importaciones totales que realizó nuestro país de este tipo de productos ascendió a US2,092 millones el año pasado; China, EU, Noruega y Chile, otros proveedores. Grandes zonas de producción de cultivos -como Brasil, Canadá y México- dependen en gran medida de los fertilizantes importados.

Del total de importaciones de fertilizantes de México, por 2,092 millones de dólares en el año pasado, 24.1% provino de Rusia, una de las más altas dependencias en esa relación a nivel mundial.

Las importaciones de fertilizantes vienen dictadas normalmente por la superficie de producción de un país y el tipo de cultivos que se producen, a la vez que las instalaciones de mezcla de un país influyen en sus importaciones, ya que necesita nitrógeno, fósforo y potasio para fabricar los fertilizantes mezclados.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, grandes zonas de producción de cultivos -como Brasil, Canadá y México- dependen en gran medida de los fertilizantes importados; Brasil, Canadá y México importan cada uno más de 60% de sus fertilizantes.

A su vez, Estados Unidos importa casi 20% de todos sus fertilizantes, a pesar de producir una cantidad importante de fertilizantes nitrogenados y fosfatados. Gran parte de sus importaciones son fertilizantes a base de potasio, pero también importa nitrógeno y fósforo.

El UNDA indica que es probable que una parte de estas importaciones se utilice en las instalaciones de fabricación y mezcla para hacer fertilizantes compuestos, algunos de los cuales se reexportan.

A excepción de los países mencionados, el resto del mundo importa aproximadamente 25% de sus fertilizantes. El volumen relativamente pequeño de las importaciones se debe probablemente a dos factores.

En primer lugar, la mayoría de los países de la categoría «resto del mundo» tienen tasas de aplicación de fertilizantes bajas. En comparación, por hectárea, el África Subsahariana (ASS) utiliza el 7% del fertilizante que usa Estados Unidos y el 5% del que usa China.

En segundo lugar, Qatar, Arabia Saudí e Irán se encuentran entre los 10 primeros productores mundiales de nitrógeno, mientras que Marruecos es uno de los principales productores de fósforo. Rusia y Bielorrusia desempeñan un papel fundamental en el mercado mundial de fertilizantes, ya que representan casi 20% de las exportaciones mundiales.

En 2021, Brasil importó fertilizantes por un valor de 15,165 millones de dólares y de ese monto, 23.3% provino de Rusia. Al mismo tiempo, Canadá importó fertilizantes por 2,208 millones de dólares en el año pasado, 16.5% desde China. La dependencia de las importaciones de fertilizantes de Rusia en proporción al total es de 12.4% en Estados Unidos, 28.7% en China y 70.4% en Finlandia.

Dado que Rusia y Bielorrusia son dos de los limitados proveedores de fertilizantes a base de potasio, las sanciones económicas a Rusia y las sanciones directas a la potasa bielorrusa están afectando negativamente al suministro mundial de potasa.

El conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania está afectando al suministro mundial de fertilizantes y alimentos.

En un principio, según el USDA, Rusia impuso restricciones a las exportaciones de fertilizantes nitrogenados, fosfatados y potásicos hasta junio de 2022, eliminando así casi 15% del suministro mundial. Aunque estas restricciones fueron anunciadas, la imposición real de las mismas no está clara, porque Rusia dejó de publicar los datos.

Fuente: El economista 14/07/22