México suspendió permisos de importación a más de 80 empresas energéticas para favorecer a Pemex y la CFE, denunció Ron Wyden, presidente del Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos.

Wyden planteó ésta y otras cuestiones que presuntamente violan compromisos de México y Canadá en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en una carta que envió este miércoles a la representante comercial Katherine Tai y que signó junto con el senador Mike Crapo.

Según ambos senadores, el gobierno mexicano está aplicando activamente políticas para dar preferencia a su proveedor de electricidad estatal (CFE) y su compañía petrolera estatal (Pemex) en detrimento de los competidores privados que a menudo brindan opciones de energía más limpia.

En la misiva, Wyden y Crapo afirman que México ha cancelado los permisos para las instalaciones de importación de energía, lo que pone en riesgo la inversión estadounidense; y está avanzando en un proyecto de reforma constitucional que disolvería el mercado eléctrico mexicano, eliminaría a los reguladores independientes y cancelaría los contratos y permisos otorgados a empresas privadas.

“Las acciones de México privan a las empresas privadas de energía, incluidas las empresas de energía renovable, del acceso al mercado, el trato no discriminatorio y la igualdad de condiciones en el sector energético de México”, argumentaron.

Para ellos, es de vital importancia que la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) continúe monitoreando diligentemente el cumplimiento del T-MEC por parte de Canadá y México y asegure que cada capítulo del Tratado se cumpla en su totalidad.

Enseguida, los dos legisladores expresan que están listos para trabajar con Tai tan de cerca en la implementación del T-MEC como lo hicieron en su negociación y aprobación, y que esperan recibir pronto un informe sobre los progresos realizados para abordar las cuestiones antes mencionadas.

En otra vertiente el T-MEC requiere que México mantenga un regulador independiente para el sector de las telecomunicaciones, lo cual es fundamental para garantizar que el mercado siga siendo competitivo.

“No obstante, el gobierno mexicano está buscando una enmienda constitucional para eliminar los reguladores independientes de telecomunicaciones, radiodifusión y antimonopolio”, añadieron los legisladores.

Respecto a la autorización de comercialización de productos farmacéuticos, el T-MEC requiere que las autorizaciones de comercialización se realicen de manera razonable, objetiva, imparcial y transparente.

“La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de México parece estar infringiendo estos requisitos, lo que provoca graves retrasos en la aprobación de productos farmacéuticos estadounidenses”, manifestaron.

En otro caso más, México limitó las importaciones estadounidenses a una franja de solo 26 kilómetros por debajo de la frontera. Aunque México afirma estar progresando, la prohibición ya tiene dos décadas.

“México debe poner fin de inmediato a esta prohibición no científica para cumplir con los compromisos del T-MEC”, dijeron.

Además, México anunció su intención de eliminar el maíz biotecnológico para consumo humano para 2024, un paso preocupante que afectaría negativamente el acceso al mercado de exportación de maíz más grande de Estados Unidos.

Finalmente, un panel del T-MEC determinó que la política de Canadá de reservar partes de sus contingentes arancelarios de productos lácteos para los productores nacionales violaba sus compromisos sobre el acceso al mercado, y Canadá debe cumplir antes del 3 de febrero de 2022.

“La USTR debe examinar la implementación de esta decisión, así como la implementación por parte de Canadá de sus otros compromisos del T-MEC sobre el precio de la leche y los recargos a la exportación”, instaron.

“Con respecto a México, su falta de adopción de medidas para reconocer ciertos nombres comunes de quesos y sus nuevos requisitos de evaluación de la conformidad para productos lácteos importados son motivo de gran preocupación para los productores de lácteos de Estados Unidos que buscan acceder al mercado mexicano”, concluyeron.

Fuente: El economista 12/01/22