La economía mexicana estará impulsada por exportaciones hacia EU y el consumo se verá respaldado por la mejora gradual del mercado laboral y la vacunación. 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) redujo sus perspectivas de crecimiento para México. Ahora, estima que en 2021 el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 5.9 por ciento, por debajo del 6.3 por ciento previsto en septiembre pasado; mientras que para 2022 las proyecciones bajaron de 3.4 a 3.3 por ciento y para 2023 están en 2.5 por ciento.

En el documento Perspectivas Económicas, la OCDE refirió que la economía mexicana estará impulsada por las exportaciones hacia Estados Unidos, gracias a la recuperación de ese país y el consumo se verá respaldado por la mejora gradual del mercado laboral y la proporción cada vez mayor de población vacunada; además, la inversión se beneficiará de los proyectos de infraestructura. 

Riesgos 

No obstante, el organismo internacional advirtió que, si las infecciones aumentan significativamente, sería necesario restablecer las medidas de contención, lo que obstaculizaría la actividad económica, además de que hay que tomar en consideración que, si bien la campaña de vacunación avanza de manera constante, hay heterogeneidad significativa entre las regiones. 

Aunado a lo anterior, los episodios de volatilidad financiera en otras economías de mercados emergentes pueden desencadenar una mayor aversión al riesgo, reducir las entradas financieras netas y aumentar los costos de financiamiento de México. 

Inflación

 Respecto a la inflación, la OCDE estima que se reducirá en 2022 y 2023, después del significativo aumento de 2021, a medida que se produzcan los efectos del endurecimiento de la política monetaria, las interrupciones de la oferta disminuyan y la amplia capacidad disponible limite las presiones salariales.

Sin embargo, apuntó, las perspectivas de inflación siguen siendo muy inciertas y están sujetas a riesgos, puede ser más alta durante más tiempo de lo anticipado y eso disminuirá el poder adquisitivo, particularmente de los hogares vulnerables, y requerirá un endurecimiento de la política monetaria mayor que el proyectado, lo que debilitaría la recuperación.

Esto podría lograrse ampliando las bases impositivas, eliminando gradualmente las exenciones ineficientes y regresivas y fortaleciendo el impuesto a la propiedad, una vez que la recuperación esté bien establecida. 

Acciones 

En este contexto, la OCDE aseveró que reiniciar la inversión y aumentar la productividad en México, son prioridades clave, por lo que se requiere ampliar el acceso a los servicios financieros, fomentando la competencia y acelerando la ejecución legal de los contratos, esto permitiría a las pequeñas y medianas empresas puedan invertir más, crecer y aumentar la productividad. Además, en el país hace falta mejorar el acceso y la calidad del cuidado infantil, ya que eso aumentaría la participación femenina en la fuerza laboral y reduciría las desigualdades educativas. La asignación de más recursos a la educación primaria mitigaría los efectos adversos de la pandemia en los resultados educativos y el crecimiento a largo plazo. La transición hacia un transporte urbano e interurbano masivo podría reducir sustancialmente la congestión del tráfico y las emisiones. 

Fuente: Milenio 01/12/21

https://www.milenio.com/negocios/ocde-bajo-sus-expectativas-de-crecimiento-para-mexico