La actividad económica del segundo cuarto del año experimentó un desempeño ligeramente inferior del estimado por analistas consultados por Bloomberg e incorpora un ajuste desde la estimación oportuna que hizo el Inegi hace 20 días, que estaba en 1 por ciento.

La economía mexicana registró un crecimiento de 0.8% en el segundo trimestre de 2023, respecto del último cuarto del año pasado, en términos reales y con cifras ajustadas por estacionalidad informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Este desempeño se ubicó debajo del 1% previsto por el Inegi en su estimación oportuna divulgada hace 20 días, e incorpora la actualización del año base para el sistema de cuentas nacionales, del 2018.

Con este avance en la actividad del periodo abril a junio, se consiguió un crecimiento anual de 3.6% en el PIB, un desempeño cercano al 3.7% proyectado por el Inegi en su estimación oportuna.

El CEO y fundador de Valerio Consulting Group, Alejandro Valerio, observó que a menos que se presente un evento desafortunado en Estados Unidos, como una profunda recesión en lo que resta del año, México conseguirá un crecimiento mínimo de 3% en promedio durante 2023.

Aún con crecimiento cero o negativo en dos trimestres, la economía mexicana alcanzará un crecimiento de 2.6% gracias a este sólido inicio del año, subrayó. La expectativa que tienen de crecimiento para este año en Valerio Consulting Group es de 2.98% con riesgos al alza.

Seis trimestres creciendo

Tras poner en un contexto más amplio al registro del PIB, se puede ver que se hilaron seis trimestres consecutivos de avance, que iniciaron en el primer cuarto del 2022.

Con la información actualizada del nuevo año base, el pico de la actividad económica en este lapso de seis trimestres quedó entre julio y septiembre del año 2022, cuando el PIB alcanzó un crecimiento de 5.1%, respecto del mismo cuarto de 2021.

Con el año base anterior, el registro del PIB trimestral en ese mismo periodo, de julio a septiembre de 2022, registró una expansión de 4.3 por ciento, esto significa que la actualización del año base en las cuentas nacionales favoreció un ajuste en el desempeño de la medición.

Según las estadísticas actualizadas, a partir del tercer trimestre de 2022, comenzó a desacelerar la actividad económica de manera consistente, pues para el cuarto trimestre, el Producto registró un avance de 4.3 por ciento que también refleja un desempeño más robusto desde el 3.7% anual de las cuentas con el año base anterior.

Acelerador en secundarias

Al desagregar la información se puede ver que, por grandes grupos de actividades económicas, las que registraron el mayor crecimiento en el segundo trimestre fueron las integradas en las actividades secundarias, que integran a la minería, construcción e industria, que alcanzaron un incremento de 3.9 por ciento anual.

Desde la perspectiva del economista para América Latina en Pantheon Macroeconomics, Andrés Abadía, la fortaleza del sector de la construcción respaldada por el nearshoring, desafió las percepciones de empresarios manufactureros de Estados Unidos.

Como el mundo está saliendo de la pandemia, hay mucha gente interesada en invertir y la cercanía de México con Estados Unidos, tanto geográfica como comercial, le coloca en una posición única ante la relocalización de inversiones para acercarse a Estados Unidos, explicó desde marzo Alberto Rojas, economista jefe para América Latina en Credit Suisse.

Servicios sigue tomando aire

La información del Inegi muestra que las actividades terciarias, de servicios y comercio, observaron una dinámica de 3.4%, también respecto del trimestre anterior.

De acuerdo con el economista para América Latina en Goldman Sachs, Alberto Ramos, la actividad económica está terminando de recuperarse desde la contracción que experimentó por el Covid y en consecuencia se mantiene la dinámica del sector servicios como un acelerador que incorpora el impacto de la demanda de locales y extranjeros.

Aparte, el economista jefe de Finamex, Casa de Bolsa, Jessica Roldán, consideró que el cambio en los patrones de comportamiento que generó la pandemia y el trabajo a distancia, abrió una vertiente que puede explicar la demanda de servicios pese a la inflación.

Habla de los llamados nómadas digitales que pueden trabajar desde cualquier parte del mundo. Son empleados de empresas de otro país, que trabajan de forma remota y se están asentando en diversas partes de México, demandando vivienda y servicios, consignó. La riqueza que generan se registra en los países que los emplean, pero están derramando parte de ella aquí en México.

En tanto las actividades primarias registraron un crecimiento de 1.9 por ciento anual.

Fuente: El economista 29/08/23
www.eleconomista.com.mx/economia/PIB-de-Mexico-alcanza-expansion-de-3.6-en-el-segundo-trimestre