En el 2021 el desembolso para traer agroalimentos del exterior creció 37.1%, con los granos y la carne como protagonistas; las exportaciones también fueron récord pero se expandieron a un ritmo menor, de 13.7%.

En el 2021 las importaciones agroalimentarias mexicanas crecieron 37.1% a un nivel récord de 37,250 millones de dólares, su mayor expansión desde 1996, lo que abolló el superávit comercial alimentario del país, de acuerdo con datos del Banco de México.

El saldo positivo en este rubro cayó 39.9%, al pasar de 11,958 millones a 7,191 millones de dólares, lo que no impidió que el país hilara siete años de registrar un monto de exportaciones mayor al de las importaciones.

Las exportaciones, por su parte, crecieron 13.7% a un monto récord de 44,442 millones de dólares, en lo que fue su mayor salto desde el 2011 (+20.3%), pero que fue eclipsado por el alza en las importaciones.

En una perspectiva amplia, las exportaciones agroalimentarias mexicanas crecieron 102% en la última década, crecimiento que más que duplicó el avance de las exportaciones totales, que fue de 41.1 por ciento.

En lo que toca a los productos traídos del exterior, el maíz fue el que implicó los mayores desembolsos, con importaciones que crecieron nada menos que 66.6% a una marca de 5,146 millones de dólares.

Le siguieron la soya, cuyas compras crecieron 51.1% a 3,362 millones de dólares; la carne de porcino, de la que se importaron 2,030 millones de dólares (+49.5%); el trigo, con pagos por 1,695 millones de dólares (+54.1%); mientras que la carne de ave completó el top 5, con órdenes por 1,531 millones de dólares (+53.7 por ciento).

En total los 10 productos más importados por México –entre los que también se cuenta la leche concentrada, semillas de colza, carne de bovino, aceite de soya y otras preparaciones– sumaron 18,323 millones de dólares cantidad que representa el 50% del valor de todas las importaciones agroalimentarias del país.

El aumento de las importaciones coincide con la reactivación del consumo privado de bienes de México, que cayó 8.3% en su renglón de productos de origen nacional en el 2020, pero a noviembre del año pasado presentaba un repunte acumulado de 7%, de acuerdo con los datos del indicador de consumo privado en el mercado interior del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Considerando solo el consumo de bienes de origen importado, la reactivación fue mucho más dinámica y de una caída de 6% en el 2020, la compra de los productos extranjeros de tipo no duradero (entre los que se cuentan los bienes de consumo inmediato) había subido 20.1% a noviembre del 2021, con lo que se rebasó con creces el nivel previo a la pandemia.

Bebidas, el alma de la fiesta

Por el lado de las exportaciones, la cerveza se afianzó como el primer producto vendido por nuestro país, con una facturación que creció 19.9% a un monto récord de 5,617 millones de dólares.

Le siguieron el tequila y el mezcal, cuyos envíos generaron 35.8% más divisas para llegar a 3,316 millones de dólares. El top 5, lo completan el aguacate, con ventas externas por 3,085 millones de dólares (+14.3%), el jitomate, con 2,539 millones de dólares (-2.4%) y la carne y despojos, con 2,010 millones de dólares (+36.4 por ciento).

Los 10 productos más exportados por el país –entre los que se cuentan también los productos de panadería, las berries, el chile, la carne de porcino y productos de confitería– generaron divisas por 23,400 millones de dólares, que representan casi 53% del valor total de las exportaciones agroalimentarias del país.

Fuente: EL ECONOMISTA 11/02/2022.